COMO VESTIR A UN BEBE

¿Aún no sabes cómo vestir a tu bebé? ¿No sabes que ropita ponerle y como es el cuidado de esta? Vestir a un bebé, y más si es recién nacido es una tarea que debe hacerse con la mayor dedicación, delicadeza y suavidad posible. Ya sea que lo hagas después de bañarlo, o cuando le cambias el pañal, es un momento muy especial de contacto con el bebé, ideal para darle un masaje o hacerle mimos, y te encantará sacarle unas cuantas fotografías, cuando lo veas así vestido, todo hermoso.

A veces, lo que debería ser un momento hermoso, suele volverse todo lo contrario, pues a la mayoría de los bebés no les gusta que les quiten la ropa, les da frío que los desnuden, o les molesta que los vuelvan a vestir. Muchos lloran por el estrés que les provoca estar en esa situación. Detestan tener el torso desnudo y sufren cierta sensación de inseguridad al sentir que no tienen ropa.

Para que la hora de vestirlos no sea un sufrimiento para el bebé ni para la persona que lo hace, para ti mamá, o para papá (que suele ser más dificil, porque no son muy delicados) debes tener muy en cuenta los siguientes consejos y trucos:


.
1-. Para vestir, tu bebé debe estar acostado boca arriba sobre una superficie firme pero no dura ni fría. Procura usar una colchoneta para que esté cómodo, o puede ser en la cama, o cuna, si es una superficie de plástico lo mejor es cubrirla con una toalla, o manta gruesa, que no te importe que se manche. Por supuesto, no debes dejar ni un segundo al pequeño sólo encima del cambiador, o de la cama. Siempre tienes que estar al lado de él, vigilando que no le suceda nada.

 

vestir a un bebe

 

2-. Debes tener todo a mano: la rapidez es lo más importante. No puedes dejar al bebé desatendido, desnudo y teniendo frío, mientras vas a buscar la ropa. La muda de ropita debe estar preparada antes de comenzar a desvestir al bebé, para que todo lo hagas de manera rápida.

3-. Manipúlalo con suavidad: No le des la vuelta de forma brusca, ni lo sacudas para colocarle la ropa. Los movimientos deben ser seguros, suaves, firmes y siempre tener en cuenta que el bebé pequeñito todavía no es capaz de sostener su cabeza, ni de sentarse.

4-. Los bebés detestan que les cubran la cara: Por eso, al colocarle o quitarle la ropa por la cabeza, estira lo más que puedas (sin dañar) el cuello de la prenda y colócala con una mano mientras con la otra sujetas su cabecita.

5-. Colocar las mangas suele ser muy complicado: Pero la técnica es muy sencilla, en lugar de poner el brazo en la manga, y estirar el bracito a tu bebé, coloca la manga en el brazo. Es decir, pasar tu mano por la manga al revés, coge el puño del bebé y hazlo atravesar la manga. Nunca tires ni empujes sus brazos, lo puedes lastimar.

 

¿Cómo debe ser la ropa de tu bebé?

 

  • Debe ser holgada, que le permitan tener libertad de movimientos y no lo presionen en ninguna parte del cuerpo.

 

  • Compra prendas de algodón de fibras naturales para minimizar las irritaciones y alergias.

 

  • Evita los tejidos sintéticos y de lana.

 

  • No lo vistas con prendas con cadenas o cintas y nunca le coloques imperdibles o alfileres.

 

  • Preferiblemente comprale prendas que se abran por delante, o por detrás, que no tengas que atravesar su cabecita para ponérselas.

 

  • Compra prendas que no suelten pelo, fibras, o pelusas, porque tu bebé se puede ahogar.

 

  • No laves la ropa del bebé con detergentes fuertes ni utilices suavizantes, porque le pueden causar reacción alérgica o irritaciones en la piel.

 

  • Evitar comprar ropita con cremalleras en la cintura, es preferible las cinturas elásticas o de gomas.

 

  • Corta las etiquetas, para que no les moleste ni les pique, especialmente las de la ropa interior, y las que están en su cuellito o espalda.

 

Vestir a un bebé, no es una tarea fácil, la ropa depende mucho de la época del año en la que estés, por ejemplo, si es verano, no le pongas prendas de ropa calurosas, ni lo hagas sudar mucho, será incómodo para tu hijo. Por el contrario, si estas en invierno, o en épocas lluviosas, debes abrigarlo lo más que puedas, pero de manera consciente, tampoco querrás asfixiar a tu bebé en ropa, compra manoplas, o guantes, medias y un pequeño suéter de algodón para protegerlo del frío.

La ropa que utilice tu bebe, será uno de los mejores recuerdos que tendrás de él, hazle muchas fotografías, y crea un pequeño (o grande) álbum que puedas enseñarle luego. Le encantará ver como era  en su época de recién nacido, y si quieres ir un poco más allá, guarda la ropa de tu bebé, para que tus futuros nietos la usen.

¡Tener recuerdos de nuestros bebés, es lo mejor del mundo!

 




Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *