CÓMO ALIMENTAR A UN BEBE

¿Quieres incluir nuevas comidas a la dieta de tu bebé? ¿Te asusta un poco cambiar la leche por purés o zumos? Después de tener una alimentación prácticamente basada solo en la leche, el bebé llega a una época llena de novedades para su paladar. Probar sabores nuevos, texturas nuevas, e incluso colores nuevos en los alimentos en la mejor época para los niños, ¡o la peor!

Aunque el pediatra de tu bebe es el mejor consejero en materia de nutrición, la forma en la que lo introduzcas a probar los nuevos alimentos, con diferentes sabores y texturas, y el ambiente en el que se desenvuelva la comida van a apoyar el crecimiento de tu bebé, en lo que a comer se respecta.

Consejos para una alimentación sana de tu bebé:

 

bebe comiendo

 

 

1-. Alimentación del bebé en su primer año: Cuando le des un alimento nuevo a tu bebé, debes ser prudente y contar con la aprobación del pediatra, pero desde ese momento tienes que ir mezclándolo con los alimentos que ya hayas incorporados, debes darle a tu hijo una dieta variada y equilibrada.

2-. Claves de una alimentación variada; Cuantos más sabores nuevos y variados le incorpores a su alimentación, más posibilidades tendrás de que se convierta en un niño capaz de probar y disfrutar de la comida. Seguro no querrás que tu hijo, deteste comer y probar cosas nuevas, como la mayoría de los niños lo hace.

Pero no tengas prisa: es conveniente introducir los alimentos nuevos poco a poco. Si tiene hambre, y la presentación es atractiva y la cantidad pequeña, seguramente será todo más fácil. Colócale en el plato una hermosa comida, llena de muchos colores, y querrá probar todo lo que le estás ofreciendo.

3-. Recuperar el buen camino de la alimentación del bebé: Por supuesto que lo mejor es educar el paladar de tu bebé desde que deja el biberón, pero si no lo has logrado, no es hora de que te lamentes, sino de ponerte en manos a la obra y buscar los medios para hacerlo. Cuanto más pequeño sea tu bebé, más fácil será para ti modificar las conductas erradas.

Para poder modificar los malos hábitos, también tienes que estar convencida de que no son los correctos. Un bebé que come adecuadamente, será un niño sano y será socialmente mejor aceptado. Cuando estén mentalizadas, todas las personas que intervienen en la alimentación de tu hijo (padres, abuelos, cuidadores, tíos) tienen que seguir todos las mismas pautas y actuar con coherencia, constancia, imaginación y cariño.

4-. La alimentación del niño en el colegio: quizás pienses que es buena idea que tu hijo coma en el colegio. El comedor escolar no es solo un lugar para comer, sino también un lugar educativo donde se trabajan los hábitos alimentarios, higiénicos y sociales. Y si tu bebé está en una guardería, también es bueno que coma, porque así aprende a comer fuera de casa.

5-. Ventajas de comer en familia: El ritmo de vida actual de las familias hace que comer juntos sea casi imposible. Sin embargo, es un momento muy importante y positivos, no solo para alimentarse, sino para enseñar a los niños, y crear vínculos familiares.

Si sigues unos horarios regulares, una alimentación variada, y consigues que sea un momento agradable para todos y lleno de armonía familiar, tu bebé, por imitación, aprenderá con facilidad a comer correctamente, entenderá las normas sociales de comportamiento. La comida en familia es importante, por eso cuando los niños comen en el colegio, es de suma importancia que los fines de semana se reúnan todos para comer juntos, en la mesa o comedor principal del hogar.

6-. Los gustos del bebé son importantes: todos tenemos gustos particulares y diferentes. Si dejamos al niño, por supuesto querrá decidir cuándo, qué e, incluso, cómo comer. Debes estar atento al momento en el que tu bebé come, porque puede vomitar algo, que le puede resultar asqueroso, o simplemente no le gusta su textura.

Por ejemplo, a la hora del postre, ten frutas a la mano para ofrecerle a tu hijo, ya sea banana, manzana o sandía, puedes hacerle elegir entre varias de ellas.

Si desde muy pequeño le enseñas buenos hábitos alimentarios a tu hijo, a medida que vaya creciendo, sabrá qué elegir para comer correctamente, lo mejor es que incluso podrá ir haciendo propuestas para decidir el menú de la cena o del fin de semana. Y si además puede colaborar en su elaboración, seguro que se lo comerá con más gusto.

Es tu labor como madre, o padre, inculcar buenos valores alimenticios a tu bebé, desde pequeño, para que cuando crezca no tengas problemas en ese aspecto de la vida, seguro que querrás tener un hijo sano, grande y fuerte, y que sobre todo al momento de salir de visita, a comer en casa de amigos, pueda estar tranquilo, y comer a gusto lo que le ofrezcan.

Recuerda siempre consultar con el pediatra de tu hijo lo que puedas darle, ya sean frutas, verduras, y hasta carnes, cada bebé tiene su tiempo, no trates de forzarlo ni obligarlo a que coma, con perseverancia, y dándole de comer de todo, verás que tendrás un pequeño monstruito que le encantará comer.

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *